15 jun. 2012

Grand Prix - Parte 9

Debido al éxito cosechado por el motor trasero, todos los equipos lo introdujeron en la temporada de 1960 en sus autos excepto Ferrari, que continuaba con el motor delantero.
El joven McLaren, piloto de Cooper, ganó la carrera inaugural disputada en Argentina. Moss en un Lotus privado consiguió una brillante victoria, bajo la lluvia, en Mónaco.
Y las siguientes 5 carreras fueron un paseo militar para Brabham, que le valdrían para conseguir su segundo título consecutivo de Campeón del Mundo.
Cooper también consigue su segunda Copa de Constructores consecutiva en la temporada del adiós de los motores de 2,5 litros.


 Brabham y Cooper en Silverstone - 1960

Un nuevo cambio en la normativa para la temporada de 1961 redujo el peso mínimo hasta los 450 kg y limitó el motor a 1.500 cc. Los equipos británicos fueron los más perjudicados por la nueva reglamentación, ya que el desarrollo del nuevo V8 Conventry-Climax estuvo lleno de problemas y tuvieron que echar mano de las unidades del año anterior.
En Ferrari todo era optimismo, ya que se habían sabido adaptar y, también, a partir de ese año competirían con el motor en la parte trasera. Los pilotos de Ferrari eran los estadounidenses Phil Hill y Richie Ginther y el carismático germano Wolfgang von Trips, que perecería en Monza en el transcurso del GP de Italia y que arruinó la fantástica temporada de la Scuderia, que conseguiría el título de pilotos con Phil Hill y el de constructores.


Después del éxito del año anterior, la historia cambió completamente en 1962 para Ferrari. Con problemas políticos internos que explotaron en una rebelión y en despidos masivos de ingenieros y personal técnico, tuvieron que participar con los mismos autos de 1961 con algunos retoques.
Mientras tanto, sus rivales británicos y alemanes habían trabajado duro para ser más competitivos en materia técnica y humana. Para Porsche conducían Dan Gurney y Jo Bonnier. En Lotus estaban Trevor Taylor y Jimmy Clark, para el que Chapman había creado el Type 25 usando un chasis monocasco con el que se conseguía mayor rigidez y una reducción de peso considerable. BRM tenía a Graham Hill y Richie Ginther. Mientras que para Cooper pilotaban Bruce McLaren y Tony Maggs. Brabham, que había dejado Cooper, trabajaba duro para hacer debutar sus propios autos una vez comenzada la temporada.

 Graham Hill en su BRM

El de este año fue un campeonato disputadísimo, en el que Hill y Clark llegaron a la última carrera sin saber quién se llevaría el gato al agua.

A los 33 años, después de 6 años en las carreras y sólo 9 años con carnet de conducir, Graham Hill se convierte en el nuevo Campeón del Mundo, uno de los más populares campeones ingleses. Comenzando como mecánico y ganando 1 libra al día, llegó a la cima del mundo automovilístico.



Las siguientes posiciones en la clasificación de pilotos fueron para Jim Clark, Bruce McLaren y John Surtees (que participaba con un Lola), todos ellos grandes nombres en la historia de la F1. La Copa de Constructores fue para BRM.

8 jun. 2012

Grand Prix - Parte 8

Una vez retirado el Maestro y Maserati del campeonato, la temporada de 1958 comienza con Hawthorn, Collins y la promesa italiana Luigi Musso en la scuderia Ferrari, que para este año estrenaban modelo de auto: el 246 Dino. Vanwall contaba con Moss, Brooks y Stuart Lewis-Evans. Mientras que Brabham y Roy Salvadori competían con Cooper.

 Ferrari 246 Dino

Dado que los motores, por un cambio de normativa, tenían que utilizar gasolina en lugar de alcohol o metano, los equipos tuvieron que modificarlos y Vanwall no llegó a tiempo para la primera carrera del año que se disputaba en Argentina, así que sus pilotos se tuvieron que recolocar para participar.
Stirling Moss, que había conseguido un Cooper, utilizó un pitstop menos que los demás y, aunque al final de la carrera sus ruedas estaban en las lonas, consiguió administrar la ventaja, anotándose la victoria. La estrategia de carrera y el conservar neumáticos era tan importante como en la época actual.

La segunda carrera de la temporada, el GP de Mónaco se lo adjudicó el francés Trintignant, sorprendiendo a todo el mundo, ya que los dos primeros GPs de la temporada habían sido vencidos por un equipo privado, el de Rob Walker y sus Cooper.

Entre el GP de Argentina y el de Mónaco hubo un lapso de 4 meses, que pilotos de la talla de Fangio o Moss aprovecharon para participar en una carrera de 500 km en suelo cubano. En realidad Fangio nunca participó en dicha carrera aunque estaba inscrito, ya que nunca llegó a la parrilla de salida al ser secuestrado por los rebeldes cubanos en apoyo de Fidel Castro, que no estaba conforme con que en medio de los problemas económicos que había en la isla se gastara una cantidad ingente de dinero en organizar dicha competición automovilística. Afortunadamente, antes de que Moss se la adjudicara, Fangio fue liberado.

Todas las pruebas del Mundial fueron disputadísimas, llegándose a la última prueba del calendario con 3 candidatos al título, aunque en realidad eran 2: Moss y Hawthorn, ya que Tony Brooks se hallaba un tanto descolgado.
A esta última carrera, celebrada en Marruecos, Moss llegaba con 3 victorias, pero Hawthorn llegaba como líder al haber conseguido mayor número de podios (entre ellos una victoria). Moss ganó esa última carrera y marcó la vuelta rápida, pero Hawthorn consiguió el 2º puesto, que le valía para proclamarse el primer Campeón del Mundo inglés de la historia con un punto de diferencia con Moss.
Vanwall vence el Mundial de Constructores, que se instaura en esta temporada.

 Mike Hawthorn

Teniendo ya un Mundial en el bolsillo, Hawthorn se retira, muriendo poco después, el 22 de junio de 1959 en un accidente de tráfico del que las causas aún no están nada claras.

1 jun. 2012

Grand Prix - Parte 7

En 1956 Fangio es contratado por Ferrari, mientras que Stirling Moss va a parar a Maserati.
Este Mundial sería un mano a mano entre estos dos pilotos, decantado en la última carrera –el GP de Italia, en Monza- hacía el lado argentino.
El Maestro consigue su cuarto título. Crece la sensación de que el final de la carrera profesional de Fangio está llegando a su fin.

El español Alfonso de Portago, siempre con Ferrari, consigue la 2ª posición en el GP del Reino Unido, siendo el primer piloto de esta nacionalidad en subir al podio del Mundial.

Alfonso de Portago

El duelo entre el argentino Fangio y el británico Moss se repite en 1957, aunque esta vez con diferentes marcas. El primero es contratado por Maserati, mientras que el segundo corre para sus paisanos de Vanwall.

Nuevamente triunfa el Maestro, consiguiendo 4 victorias por 3 del londinense. Sería el quinto y último Campeonato Mundial que se adjudicaría el grandísimo piloto argentino, un número de títulos que no sería igualado y superado hasta la llegada del alemán Michael Schumacher a finales del s. XX.

 Fangio, Portago, Harry Schell, Nano da Silva, Porfirio Rubirosa, Jo Bonnier y Stirling Moss

Disputando la Mille Miglia, muere Alfonso de Portago.

25 may. 2012

Grand Prix - parte 6

Para 1955, Neubauer siente que tiene que potenciar la plantilla de pilotos de Mercedes, para ello echa mano de su libreta de promesas y firma al británico Stirling Moss. Cubriendo el hueco dejado, Jean Behra firma por Maserati. Mientras que Hawthorne deja Ferrari para conducir el Vanwall británico.

La carrera que inicia el campeonato es el GP de Argentina, un desafío para los pilotos, por la elevada temperatura y que pocos acabaron. El vencedor fue Fangio.
En Mónaco el equipo Mercedes no tuvo suerte y sus principales pilotos tuvieron que abandonar, alzándose con la victoria el francés Trintignant a los mandos de un Ferrari.
En este circuito, Ascari, que estaba haciendo un test para Ferrari, sufre un gravísimo accidente que acaba con su vida.
Lancia, habiendo perdido a su primer espada y con deudas difíciles de asumir, se ve forzada a abandonar su programa de competición.

Stirling Moss vence la Mille Miglia de este año, convirtiéndose en el primer no-italiano desde Caracciola en ganar la carrera.


En aquellos días era costumbre que los pilotos más importantes compitieran además en otros campeonatos, como el de deportivos y entre estos el más importante eran las 24 horas de Le Mans, la carrera de resistencia más famosa del mundo y que en esta edición de 1955 presentaba un cartel con los equipos más importantes: el Jaguar británico, la Ferrari italiana y el germano Mercedes.

A las 4 de la tarde del 11 de junio comenzó la carrera que viviría el mayor desastre de la historia de la competición. Castellotti con su Ferrari se convertía en el líder de la carrera seguido del Jaguar de Hawthorne. Fangio, que había salido bastante mal, avanzaba a toda mecha desde la 14ª posición, hasta llegar a la altura del inglés y después de un par de pasadas entre ambos consiguen dar caza a Castellotti y adelantarlo. A las 18.30 comienzan los pitstops y Hawthorne hace una maniobra un tanto peligrosa para entrar en boxes. Esta maniobra sorprende a Macklin, que conducía un lento Austin-Healy, y da un volantazo hacia la derecha, con tan mala suerte que se encuentra con el Mercedes de Pierre Levegh que avanzaba a 200 km/h. El Mercedes salta por los aires en dirección al numeroso público apostado en aquel lugar. Mueren 83 personas y más de 100 resultan heridas.
La carrera continúa y, después de 10 horas, los directores de Daimler-Benz hacen retirarse a los componentes del equipo Mercedes que seguían en la carrera ocupando la primera y tercera posición. Hawthorne no abandona y acaba la prueba en primera posición. Resulta una victoria agridulce, en realidad más agria que dulce, ya que la tragedia de la que fue responsable le perseguiría durante el resto de su vida.

El Mundial, que debía tener 11 pruebas puntuables, se suspende tras 7 carreras en las que el equipo Mercedes se muestra intratable. Juan Manuel Fangio acaba con 4 victorias, consiguiendo el título de Campeón del Mundo de 1955, mientras que Stirling Moss gana el GP del Reino Unido.


Al término de esta temporada, el equipo Mercedes decide retirarse oficialmente de la competición.

18 may. 2012

Grand Prix - Parte 5

El Campeonato del Mundo de 1952 se disputa utilizando autos de Formula 2 de 2 litros o de 500 c.c. sobrecargados.
Fangio se ve imposibilitado de defender su corona debido a una lesión de cuello que sufrió en una carrera fuera del Mundial disputada en Monza. En su ausencia es Ascari el que triunfa, anotándose la victoria en todas las carreras en las que participa.


La noticia del año es el debut del equipo inglés Cooper-Bristol y su conductor Mike Hawthorn, que lo hace tan bien que es contratado por Ferrari el siguiente año, emulando los pasos de Richard Seaman que en 1937 había sido contratado por un equipo no británico, Mercedes. Hawthorne se siente cuestionado por parte de la gente del mundo del automovilismo, que creen que su salto a Ferrari es prematuro. A lo largo del campeonato de 1953 les contestaría, anotándose una gran victoria en el GP de Francia disputado en Reims, imponiéndose a los pilotos más grandes de la historia según algunos entendidos.
El título mundial va a parar a Ascari imponiéndose en 5 de las 9 carreras que lo componían.

En el Mundial de 1954 el cambio de normativa favorece la entrada de nuevos autos. Entre ellos el Lancia D50 diseñado por el ingeniero Vittorio Jano.
Los principales equipos seguían siendo Maserati y Ferrari, que hasta la entrada del Mercedes W196 en la tercera carrera del Mundial, dominaban las carreras.

 Lancia D50

Juan Manuel Fangio al volante de un Maserati ganó las dos primeras carreras del campeonato (Argentina y Bélgica) y Alfred Neubauer, dando un golpe de efecto, le fichó para su equipo. Mercedes, con un sublime Fangio, se llevó las carreras de Francia, Alemania, Suiza e Italia y se proclama Campeón del Mundo, mientras Hawthorne sólo consigue ganar el GP de España, el último del año, con Ferrari.

11 may. 2012

Grand Prix - Parte 4

Y llegamos a 1950, el año en el que se instaura el Campeonato del Mundo de pilotos. Inicialmente puntuaban siete carreras: GPs de Gran Bretaña, Suiza, Mónaco, Bélgica, Francia, Italia y las 500 millas de Indianapolis. La última se introdujo con la idea de promocionar las carreras del Grand Prix entre los norteamericanos.

El primer Campeón del Mundo se decidió en la última carrera de la temporada, el GP de Italia disputado en Monza, al que Farina y Fangio, componentes del equipo oficial de Alfa Romeo, llegaban igualados. Cualquiera de los dos lo podía haber ganado, pero el título fue a parar a manos de Giuseppe Farina al vencer esa última prueba.

Alfa Romeo conducido por Nino Farina

Para el campeonato de 1951 la Scuderia Ferrari se fortaleció y mejoró sus autos. Su equipo lo formaban Froilán “el toro de la Pampa” González, Alberto Ascari y Luigi Villoresi. Llegaron a la última carrera del año, que esta vez se celebraba en el circuito de Pedralbes (Barcelona), con un piloto de los suyos con opciones de ganar el mundial: Ascari. Su rival era Fangio que tan sólo le sacaba 3 puntos. Ascari consiguió la primera posición en la parrilla de salida, pero poco pudo hacer para defender dicha posición ya que tuvo la mala suerte de tener un problema con las gomas. Finalmente, Fangio se anotó su primer título mundial.

Mientras tanto, la industria automovilística alemana intenta renacer de sus cenizas. Mercedes, capitaneada por Don Alfredo Neubauer, reconstruye su equipo de competición y cogiendo piezas de aquí y de allá consigue construir el 300SL.

Mercedes 300SL

Al mismo tiempo, la FIA readmite a la República Federal de Alemania. El equipo Mercedes y Porsche hacen la reentré en la Mille Miglia de 1952, en la que el grandísimo Rudolf Caracciola disputa una de sus últimas carreras. No del todo repuesto del accidente que había sufrido cinco años antes en el circuito de Indianápolis consigue una meritoria cuarta posición. Considerado el mejor piloto de la historia por Neubauer, Caracciola continuó trabajando para Mercedes después de retirarse de la competición hasta su muerte en 1959.

A pesar de haberse llevado los dos primeros mundiales de pilotos con Farina y Fangio, Alfa Romeo abandona las carreras debido a problemas de financiación. La Scuderia Ferrari sigue en competición, anotándose los mundiales de 1952 y 1953 con abrumadora superioridad, venciendo 30 de las 33 carreras más importantes.