20 mar. 2010

Ettore Bugatti

Ettore Arco Isidoro Bugatti nació en Milán el 15 de septiembre de 1881 dentro de una familia de artistas (diseñadores, arquitectos, escultores, …).
A los 17 años entra a trabajar en Prinetti & Stucchi, como aprendiz de montaje de bicicletas y triciclos y es en esta empresa donde construye su primer triciclo con motor (2 motores De Dion en las ruedas traseras).


A los 19 años ya construye su primer auto, financiado por el conde Gulinelli, con el cual consigue varias distinciones internacionales y el mérito de ser el primer auto que alcanza los 65 km/h.

En 1901 se muda a Niederbron (Alsacia) para convertirse en el director técnico de la empresa de automóviles del barón De Dietrich, que le encarga el diseño y construcción de autos de competición, pero no es hasta 1902 cuando puede comenzar con su actividad.
Ettore desarrolla varios modelos nuevos y toma parte en diferentes carreras.
2 años más tarde abandona la compañía, aunque sigue diseñando y pensando en soluciones nuevas para conseguir autos cada vez más veloces y a la vez hermosos, ya que cada auto que logra construir lo contempla como una obra de arte.

1907 es un año clave para su vida, ya que se casa con Barbara Maria Giuseppina Mascherpa (con la que tendría 2 hijos y 2 hijas) y firma un contrato con la Gasmotoren-Fabrik Deutz con base en Mülheim (Alsacia)
En 1909 rompe el contrato con Deutz y con el dinero que tiene compra unos locales en el mismo Mülheim, donde se instalaría la fábrica Bugatti. El año siguiente sale a la luz el primer auto de la planta, el “Type 13” que resulta un éxito. Mientras tanto, Ettore sigue diseñando también para otros - Peugeot, Rabag, Diatto o Crossley -.

Estalla la 1ª Guerra Mundial y Ettore, junto con su familia, se traslada desde Mülheim a Milán. Al final terminaría en París, donde diseñaría aeroplanos con motores de 8 y 16 cilindros.
Una vez terminada la guerra, se trasladan de nuevo a Mülheim, ahora en poder francés y denominada Molsheim, donde retoma el diseño y construcción de autos. Durante esta época surgen de su planta autos de competición ligeros y elegantes que comienzan a ser conocidos y valorados por todo el territorio europeo e, incluso, a ser ganadores. Famoso por sus victorias durante la década de 1920 es el “Type 35”.


Después del éxito logrado con el "Type 35", Bugatti intenta abrir el mercado para su marca con el “Bugatti Royale”, un auto de lujo (con varias partes en oro) dirigido a las clases altas y competencia directa de Rolls-Royce y Maybach. Pero sólo logra vender 3 unidades de las 6 fabricadas.


En la década de 1930 también se dedica a proyectar trenes (máquinas y vagones), usando la base del “Royale”.
En 1934 ve la luz el “Type 57”, el primer auto diseñado entre Ettore y su hijo Jean, responsable del chasis.
En 1936 Ettore Bugatti se vuelve a trasladar a París, agobiado por las deudas y el descontento de sus trabajadores de Molsheim, dejando las riendas del maltrecho negocio a Jean.

La 2ª Guerra Mundial estalla y no hace otra cosa que hundir del todo la fábrica de Bugatti. Coinciden la muerte de su mujer y de su hijo Jean y, poco más tarde, las fuerzas ocupantes alemanas le obligan a vender su fábrica.
Todo son problemas durante la guerra (aunque consigue diseñar una serie de nuevos autos en París). Y continuarían al término de ésta, ya que Ettore es acusado de colaboracionismo con los nazis y encarcelado durante una temporada, en la cual su estado de salud empeora.
Durante la enfermedad consigue recuperar la fábrica de Molsheim, aunque a duras penas la consigue reflotar.
Muere el 21 de agosto de 1947 en Milán y es enterrado en el cementerio de Dorlisheim, cerca de Molsheim.


La empresa consigue subsistir, siendo revendida en varias ocasiones, para acabar, en la actualidad en manos del Grupo Volkswagen y con el Veyron como coche insignia.