7 mar. 2010

Alfred Neubauer

Alfred Neubauer nació en la región de Moravia-Silesia, en la República Checa, el 29 de marzo de 1891. Creció en el seno de una familia de clase trabajadora, de economía no demasiado boyante.

Cuando estalló la 1ª Guerra Mundial, fue reclutado por el ejército Austro-Húngaro, sirviendo como chófer e improvisado mecánico.
Después de la guerra encontró trabajo en la industria automovilística, en la Austro-Daimler, como piloto de pruebas.
Es en la Austro-Daimler donde conoce a Ferdinand Porsche. Y cuando éste, en 1923, es trasladado a Stuttgart a la sede de Daimler Works (hasta 1926 no se fundaría Daimler-Benz) se lleva a Alfred con él.
Durante estos años, Alfred, compite en diferentes carreras de autos, sin conseguir ningún resultado reseñable. Es por esto que en 1926 decide abandonar, lo de ser piloto no es para él, aunque aquel mundo le fascina. Se convierte en el jefe del departamento de competición de Daimler.

Por aquel entonces el piloto, junto con su mecánico en los inicios de las competiciones de autos, estaban totalmente aislados en las carreras. No recibían casi ninguna información durante el trascurso de la carrera e, incluso, se daban casos en los que el vencedor de la prueba no lo sabía hasta que no había traspasado la línea de meta. Es por esta razón por la que Alfred se inventa un puesto que hasta entonces no existía: "Rennleiter" (manager del equipo de carreras). Idea un sistema de comunicación con sus pilotos a través de banderas, datos en pizarras y gestos, con los cuales conseguir una ventaja táctica con respecto a sus competidores.
Aunque en un primer momento crea rechazo entre los comisarios de las carreras, la idea es tan buena que consigue sobrevivir hasta nuestros días.
Pero la labor de Alfred Neubauer no sólo se centra en tener informado al piloto y proporcionarle una estrategia ganadora, sino que se ocupa de garantizar que el trabajo en boxes se hace de la manera más eficiente posible, haciendo practicar al equipo los cambios de neumáticos, los repostajes de gasolina y el cambio de algunas piezas.
Todas estas innovaciones y la puesta en marcha de los SS y SSK, hacen que el equipo Mercedes consiga numerosas victorias, en la que el piloto alemán Rudolf Caracciola también tuvo algo que ver.


En el año 1934 una de las nuevas normas para esta temporada fija el límite máximo de peso de los autos en 750 kg. Un día antes de la primera carrera, el auto presentado por Mercedes-Benz, el W25, es sometido a diferentes mediciones por los comisarios, sobrepasando en 1 kg el peso máximo autorizado. En aquellas fechas, los autos eran pintados de unos determinados colores dependiendo de la nacionalidad de la marca de dichos autos (Italia en rojo -rosso corsa-, Gran Bretaña en verde -british racing green-, Francia en azul -français bleu-, Alemania en blanco -weβser-) y Alfred Neubauer y el piloto Manfred von Brauchitsch tienen la misma idea: quitarle a los autos toda la pintura. Dejan los autos en "cueros", mostrando el plateado de los metales empleados en su fabricación, y de esta forma consiguen reducir el peso lo suficiente para recibir el ok de los comisarios de carrera.
Así nacen las "flechas plateadas" y se inicia un período bastante exitoso en la marca de la estrella de tres puntas.


 Estalla la 2ª Guerra Mundial y los equipos alemanes son apartados de las competiciones automovilísticas. Con ellos también desaparece de la escena Alfred Neubauer.
Al término de la contienda el equipo de carreras de Mercedes asoma la cabeza, participando en algunas carreras de la pretemporada que se disputaban en Argentina. Llegan allí con Neubauer al frente y con unos autos de antes de la guerra que habían conseguido conservar con muchos problemas. Los resultados no fueron demasiado positivos.
Mercedes inicia el programa de construcción del nuevo modelo 300 SL para carreras sport de 2,5 litros y más tarde construye el W196 para competir en la temporada de 1954 en la Formula 1. Alfred Neubauer le da un volante a Juan Manuel Fangio y con él consigue la victoria final en este año y el siguiente.

A mediados de la temporada de 1955 un accidente sufrido por un Mercedes 300 SLR en Le Mans, que acaba causando más de 80 muertos, hace que Mercedes abandone la competición al término de dicha temporada y Alfred Neubauer se retira.

Aunque las "flechas plateadas" no compiten, Alfred continúa asociado a ellas. Se encarga de cuidar y mantener estos autos en el museo Daimler-Benz en Unterturkheim.

El 22 de agosto de 1980 muere en Stuttgart.

 

1 comentario:

paola dijo...

me encantaría visitar el museo de mercedes algún día, dicen que están los autos mas impresionantes vistos de la marca, mas que nada me gustan los antiguos. yo tengo un chevrolet s10 pero me gustaría cambiarlo por uno de esos