5 feb. 2010

Louis Chiron

Louis Alexandre Chiron nació el 3 de agosto de 1899 en Montecarlo (Mónaco) y en la adolescencia ya se enamoró de los autos y, sobre todo, de la competición.
Debido a su doble nacionalidad (sus padres eran franceses) es requerido para unirse al ejército francés durante la 1ª Guerra Mundial, en la que ejerce principalmente de chofer de la sección de artillería, llegando a conducir para Ferdinand Foch y para Philippe Pétain.

Una vez terminada la guerra, vuelve a Mónaco, donde se gana la vida vendiendo coches. Comparte el negocio con William Charles Grover, que más tarde también sería piloto de carreras bajo el pseudónimo de Williams. Es durante este tiempo que Chiron establece contacto con Ettore Bugatti.
Su sueño era competir y el dinero que obtenía de la venta de coches no era nada del otro mundo, así que alterna ese trabajo con el de pareja de baile profesional (algunos lo llamarían "gigoló"). En esto se defendía bastante bien y siempre encontraba mujeres bellas, elegantes y, sobre todo, con dinero para financiar su vida.
Comenzó a competir en carreras locales organizadas por el Motor Club de Niza con Bugatti y en 1926 corre para Alfred Hoffman (dueño de la compañia farmacéutica Hoffman-La Roche), consiguiendo su primera victoria en el Gran Premio de Comminges en Saint-Gaudens, cerca de Toulouse.

En 1927, después de haber sido despedido por Hoffman (éste creía que su mujer y Louis Chiron mantenían una relación a sus espaldas), se une al equipo oficial Bugatti, con el que comienza a lograr victorias importantes en 1928: GP de Italia, GP de España, Reims y el GP de Europa disputado en Monza.
El siguiente año también consigue algunas victorias, entre las cuales podemos destacar la del GP de Alemania y el español. Este mismo año participa en las 500 millas de Indianápolis con un Delage, consiguiendo acabar en la 7ª plaza.
En 1930 su única victoria reseñable es la del Gran Premio de Bélgica y en 1931 consigue la victoria en los Grandes Premios de Checoslovaquia, Francia y en el de Mónaco (es el único piloto monegasco que la ha conseguido).

La vida de Louis sigue sin sobresaltos, viviendo su pasión al máximo y ganando algún Gran Premio que otro, hasta que en el 1933 se encuentra que no tiene coche para participar en la temporada que iba a iniciarse. Lo mismo le pasa a Rudolf Caracciola. Se reúnen y deciden formar un equipo privado, la Scudería CC, comprando un par de Alfa Romeo y contratando dos mecánicos de Milán. Mientras el coche de Caracciola era blanco con una raya azul, el Alfa Romeo de Chiron era azul con una raya blanca.
En la primera carrera que participa el nuevo equipo, Montecarlo, Caracciola tiene un accidente en la sesión de entrenamiento y deja a Chiron "solo ante el peligro" durante el resto de temporada, en la que obtiene algunas victorias y resultados aceptables.
Este mismo año, junto con Luigi Chinetti (equipo privado) gana la carrera de resistencia de las 24 horas de Spa en Bélgica.

 
Louis Chiron en Mónaco (1933)

En 1934 conduce para la Scuderia Ferrari un Alfa Romeo. En Mónaco tiene que abandonar cuando iba primero por un problema mecánico, pero más tarde, en el Gran Premio de Francia, consigue la más grande de sus victorias.
En esta carrera, Chiron lidera la carrera en el inicio, pero no consigue despegarse de los autos alemanes, Mercedes y Auto Union, conducidos por Fagioli, Caracciola y Hans Stuck. Los espectadores franceses animan con gritos y aplausos a Louis como si fuera de los suyos. Chiron se siente presionado en todo momento por los pilotos que le pisan los talones. En un momento, Fagioli le enseña la rueda, pero no logra el adelantamiento. Instantes después lo vuelve a intentar aprovechando un descuido de Chiron y cuando parece que lo va a conseguir tiene un problema mecánico y se tiene que parar en boxes. Louis continua de líder y la suerte como gran aliada. Caracciola también tiene que parar, al igual que el Mercedes de von Brauchitsch. Stuck no lo puede alcanzar. Louis Chiron lleva a la victoria a un Alfa Romeo y consigue el mayor triunfo sobre las Flechas Plateadas.

La insistencia de Rudolf Caracciola hace que Mercedes contrate a Chiron para la temporada de 1936, la cual comienza nuevamente en Mónaco.
Todo estaba preparado para la victoria de Chiron, que consigue la vuelta rápida en los entrenamientos. En la carrera, todo se va al garete en la segunda vuelta, cuando el Alfa Romeo de Tadini empieza a perder aceite y la lluvia humedece el asfalto. Al paso por la chicane, Chiron pisa la mancha de aceite y pierde el control de su vehículo, al igual que el Alfa de Farina, el Mercedes de von Brauchitsch y el Maserati de Trossi. En la siguiente vuelta se les une el propio Tadini y siete vueltas más tarde el Mercedes de Fagioli. Un desastre para la factoría alemana...
La temporada resulta un fiasco y Mercedes prescinde de él.

En 1939 hace unas pruebas para Auto Union, pero no llega a más y se retira momentáneamente.


Después de la 2ª Guerra Mundial, Chiron vuelve a la competición y conduce un Talbot-lago hacia la victoria por dos veces en el Gran Premio de Francia.

En el 1948 participa en el Gran Premio de Suiza, donde Achille Varzi, un corredor de su quinta, pierde la vida. Fue en la sesión de entrenamiento, con el asfalto mojado, Varzi entra en una curva y derrapa, pierde el control y choca contra las barreras que delimitaban la curva. Muere instantáneamente al no llevar un casco como el que muchos de los pilotos jóvenes llevaban. Chiron para su auto inmediatamente, pero no hay nada que hacer. Esta muerte significa un gran shock para Louis, que además de perder a un gran amigo se da cuenta de que ya no es un jovencito precisamente.

Lo único destacable de 1949 en la vida de Louis Chiron, no es nada positivo. Durante la gran fiesta de celebración previa al Rally de Montecarlo, el primero después de la guerra, Chiron denuncia ante los presentes a la piloto Hellé Nice, acusándola de haber sido una agente de la Gestapo durante la guerra. Esta denuncia sin ningún tipo de pruebas hunde la carrera de Nice, la cual muere en la más absoluta pobreza.

La edad va haciendo mella en Chiron. No obstante, sigue compitiendo en diferentes pruebas, incluso en la recién creada Formula 1.

En 1954 consigue la victoria en el Rally de Montecarlo y un podium de 15 carreras en la F1. Al año siguiente, en frente de todos sus paisanos, un par de semanas antes de su cumpleaños, se convierte en el piloto más longevo en acabar un GP de F1 (en sexta posición).
Después de no lograr clasificarse para los Grandes Premios de Mónaco de 1956 y 1958, se retira definitivamente a los 60 años.

 
Busto de Louis Chiron en el circuito urbano de Montecarlo

Ejerce de director de carrera de Montecarlo, hasta que el 22 de junio de 1979 fallece a los 80 años.